No soy fitness ¿puedo practicar pole dance?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que recibimos día a día. Muchas veces formulada de diferentes formas pero todas hacen alusión al peso:

"¿Las chicas PLUS SIZE también podemos hacer pole dance?"
"Soy gordita, ¿podré subirme al tubo?"
"Si tengo sobrepeso, ¿me puedo inscribir?"
"No estoy en mi peso, ¿podré aprender?"

La respuesta es la misma para todas: SÍ, Sí PUEDES PRACTICAR POLE DANCE, AÚN SI NO ESTÁS EN TU PESO.

Si bien podemos pensar que las personas que están en su peso o son fitness van a avanzar más rápido en el pole dance, no hay nada 100% garantizado.

¿Por qué?

Porque el POLE DANCE es una actividad con múltiples opciones de aprendizaje. Para empezar lo puedes aprender como POLE FITNESS (es decir pole dance como actividad deportiva) o como BAILE SEXY (llamado también POLE EXOTIC, es el pole dance como baile sensual y provocativo).

Una persona que no está en su peso puede usar tacos de plataforma , desarrollar actitud, gracia, buena memoria y coordinación, y aprender en poco tiempo una coreografía en estilo sexy. (SEXY POLE)

Mientras vas desarrollando las condiciones que el cuerpo necesita puedes ir aprendiendo a subir a la barra, figuras de enganches con las piernas, giros y diversos movimientos que te preparen para algo más exigente.

 

Esto quiere decir que en el peso ideal o con sobrepeso, el pole dance te da la bienvenida y te permite divertirte, ejercitarte y expresarte.

Entonces, ¿quiere decir que en mi peso ideal o con sobrepeso igual podré hacer piruetas en el tubo?

Sí. El tiempo y la variedad de alumnas que tenemos en clases, nos han enseñado que todo es posible.

Pero debes considerar lo siguiente:

- En general una persona que no está en buen estado físico con o sin sobrepeso) se cansa más rápido, y si no tiene desarrollada la fuerza en función a su peso, corre más riesgo de caerse y lesionarse. 

- Una persona con sobrepeso o  con obesidad, tendrá que esforzarse más en desarrollar fuerza (o bajar de peso si es que se lo propone), pues de lo contrario su aprendizaje será más pausado o incluso limitado en comparación con las personas que están en sus pesos óptimos.

Todos los demás aspectos en la evolución y aprendizaje en el pole dance, no hacen excepción y son iguales para todas las personas:

  • Controlar la sudoración.
  • Desarrollo de fuerza, flexibilidad y resistencia
  • Tolerancia al dolor y la fricción de la piel en la barra
  • Manejo de la frustración.
  • Coordinación y memoria; entre otros.

Si el POLE DANCE puede ser practicado por todos, ¿por qué son tantas las personas que piensan que es únicamente para personas delgadas o fitness?

Esto puede estar relacionado a lo que los medios nos venden cuando se refieren al pole dance en el cine y TV: mujeres curvilíneas, sin un gramo de más, sensuales y 100% en control de sus cuerpos. También por su relación con los night clubs y la vida nocturna y del espectáculo. 

Esto solo demuestra que el pole dance como actividad deportiva y recreativa necesita mayor difusión. Necesitamos ser objetivos y transparentes compartiendo información que aliente a más personas a formar parte de nuestra comunidad  practicando esta actividad , valorando y respetando sus cuerpos y disfrutando todas las maravillas que descubrirán que pueden hacer si se lo proponen.

CONCLUSIÓN:

si quieres hacer pole dance, PUEDES.